Para unos viajeros como nosotros, no hay mejor manera que empezar y terminar un año haciendo lo que más nos gusta, viajar. El 2013 ha sido un año repleto de aventuras viajeras y no podía cerrar sus puertas sin despedir el año lejos de casa. Este año el destino elegido ha sido una vez más la fría Europa, concretamente Alemania y la ciudad de Koln su protagonista.

Una vez más necesitábamos vivir una experiencia diferente, durante las navidades, los canarios solemos estar a una media de 23ºC, bañándonos en la playa…, y sabemos que algunos pensaréis que somos unos afortunados y que la mayoría exclamaréis… vaya 3 locos!!!, no saben apreciar ese maravilloso clima playero del que disfrutan en pleno invierno y se mudan al frío…totalmente de acuerdo con unos y otros, pero precisamente, y en eso estaremos todos de acuerdo que cuando algo se tiene siempre, se desea todo lo contrario también siempre.

Köln

Paseando una gélida mañana por el parque de Nippes, Köln

Después de nuestra larga aventura por Asia estábamos desperrados (sin dinero) y teníamos que buscar un destino que reuniera todos los ingredientes necesarios para hacer de la última escapada del año algo especial y para ello lo primero era mirar el interior de nuestros bolsillos.

Debíamos buscar un destino cercano al que se pudiera viajar con lo que algunos coleguitas canarios llaman “la guagua con alas“, o sea un vuelo “low coast“, directo de Tenerife a… había varias opciones pero sin duda Alemania nos apetecía bastante, recorrimos una parte de ella hace ya dos años en furgoneta, en pleno verano y aunque nos pareció muy hermosa en esa época del año nos apetecía verla vestida de blanco.

Köln

Saliendo de Tenerife

Hicimos lo que solemos hacer antes de viajar a cualquier destino, informarnos de todo cuanto allí se pueda ver, hacer y disfrutar. Koln y las ciudades de sus alrededores nos parecieron de lo más interesantes. Durante ocho días, a escasos kilómetros de ella y utilizando uno de nuestros medios de transporte preferidos, el tren, tuvimos la oportunidad de disfrutar de hermosos paisajes y visitar varios pueblos y ciudades, Bonn, Aachen, Zons.

Koln, es una de las ciudades con más mercados navideños de toda Europa, cinco en total una excusa más que válida para visitarla, era lo que andábamos buscando, disfrutar plenamente de la Navidad. Aunque si queréis que os coincida la estancia con los mercados deberéis de venir antes del día de Navidad, el día 23 de diciembre los quitan todos, nosotros llegamos el día 28 y nos quedamos sin verlos, en fin, otra vez será. Pero lo que aprovechamos fue para hacer una visita guiada en castellano con Visita Colonia, donde te enseñarán la ciudad de una forma diferente y muy divertida, y aparte de la visita te darán un montón de consejos para sacarle el mayor provecho de tu visita a la ciudad.

Köln

Puente de Köln

Köln

Patinando sobre hielo en el centro de Köln

Köln

Con nuestra guia de Visita Colonia

En cambio tuvimos la oportunidad de disfrutar de la noche de fin de año más alucinante jamás vivida. A lo largo de una hora, cientos de miles de fuegos artificiales invaden el cielo de Koln iluminando el Rin a su paso por la Catedral y alrededores. Nosotros como unos vecinos más, compramos nuestro paquete de voladores y petardos y junto al Rin y rodeados de gente disfrutamos como unos colonienses más.

Köln

En la orilla del Rin, de lo más Cool

Köln

Noche de fin de año en el Rin

Para nuestra estancia en ella decidimos elegir alojarnos en un apartamento en el barrio de Nippes, a tres paradas de metro del centro en vez de hacerlo en un hotel más céntrico. Iban a ser ocho días y necesitábamos la máxima comodidad, sobre todo considerando la dieta especial sin gluten de Álvaro y el escaso presupuesto con el que contábamos.

Sin duda mereció la pena volar a la fría y bonita Koln!.

Köln

Nuestra parada de tranvia del barrio donde nos alojamos

Köln

Nuestro apartamento de Nippes

Köln

Celebrando el fin de año en nuestro apartamento