Durante nuestro largo viaje por China, muchas fueron las cosas que nos sorprendieron de sus habitantes. Muchas de ellas incluso nos parecieron raras, extravagantes e inquietantes. Hasta ese momento de los chinos solo sabíamos que eran bajitos, de ojos rasgados, que comen mucho arroz, que solo se les permite tener un hijo, que tienen una cultura milenaria, que son una potencia mundial y que hay muchos chinos en China.

Porque damos por hecho que los chinos son raros?

Quizás lo que sucede es que los raros somos nosotros. Sean quien sean los raros en este mundo, el caso es que 30 días recorriendo China los tres solos y en transporte público, durmiendo en trenes y buses durante largas jornadas, dan para mucho. La convivencia con los lugareños se hace más estrecha y las vivencias muy auténticas.

Los chinos tienen costumbres que en nuestra cultura pueden significar una falta de respeto o de educación. En China estas prácticas son de los más habituales y totalmente lícitas. Aquí va el primer aviso…los eructos y los escupitajos, (con perdón), son algunas de las debilidades de la población, da igual que sean hombres o mujeres, es una práctica que todos utilizan.

En este post y con todo nuestro respeto y cariño hacia la comunidad de chinos, os vamos a contar algunas de las curiosas anécdotas que nos llamaron la atención. No os perdáis este video!!

1-¿En que idioma hablamos?

Es cierto que la mayoría de chinos no habla nada de inglés. También es cierto que entre ellos a veces ni siquiera hablan el mismo dialecto. No te fíes de los traductores, algunas veces ni así te van a entender. Si al final optas por alguno, procura utilizar un lenguaje sencillo, como hacíamos nosotros, ¡Pollo con arroz sin picante y listos!
El lenguaje corporal no siempre funciona. Ellos no son tan expresivos como nosotros y eso dificulta el entendimiento mediante este método tan utilizado por los latinos, la numerología que solemos usar con los dedos, no es la misma, ellos solo utilizan una mano para los números del 0 al 10.

2-Dieta variada, rica y equilibrada

Otra de las curiosidades de los chinos, es que se pasan casi la totalidad del día comiendo. En los restaurantes piden y piden platos que finalmente terminan dejando la mitad de la comida.

En los viajes sus manos siempre están ocupadas con paquetes y bolsas de comida. Algo muy típico en ellos son los snack, eso si, un tanto distintos a los nuestros! Lo de los bichitos raros en China poco, los ves en determinados mercados pero nunca les vimos comerse un deliciosa plato de tarántulas.

Los chinos

Los snack preferidos por los chinos

3-¿Dónde están las servilletas?

Si amigos, en los restaurantes no hay problema, pero en muchos de los locales de comida, digamos que no llegan a la categoría de restaurante no tienen servilletas. Así que un consejo, llevad pañuelos de papel siempre encima.

4-Señora el niño está haciendo pipí en la calle!

No os asustéis si de repente en cualquier calle o plaza pública, por muy concurrida que esta sea, os veis a un niño pequeño haciendo sus necesidades tan tranquilo. Muchos de de los niños que ya caminan  no llevan pañales, pero si, una abertura trasera en los babys y pantalones, (se venden así), para tal efecto, más cómodo imposible!

Los chinos

Es frecuente ver culitos por las calles de China
Foto de bebesymas.com

5-Los últimos, serán los primeros

No os enfadéis, bueno si, os podéis enfadar un poquito con este tema, de echo a nosotros nos molestaba un montón el que se nos colaran en una fila. Parte de la población china, es incapaz de guardar el turno en ellas y como el que no quiere la cosa, cuando te vienes a dar cuenta, cada vez tienes más gente delante tuya.

Entre ellos nadie se dice nada y aguantan heroicamente la situación. Esto nos sucedió en las filas abarrotadas de gente de los mostradores de los aeropuertos, estaciones de buses y de trenes. Se requiere una paciencia infinita!!

los chinos

Estación de Trenes de Xian, parte superior abarrotadita de gente

6-Hay un chino en mi asiento

Uno de los transportes públicos con los que nos movimos por China, fue el tren. Es curioso y resulta increíble la cantidad de controles y revisores por los que pasas antes de llegar a tu asiento. Pues bien, a pesar de ello, cuando por fin llegas a él…Ta Chan! siempre hay un chino sentado en mi asiento!

Lo mismo ocurre cada vez que te levantas para ir al baño, a la vuelta, la misma situación y no digamos con tu litera, aquí la cosa no es distinta.

Esto también tiene una explicación. Resulta que, sobre todo en verano, debido a la cantidad de gente que viaja en vacaciones, comprar los billetes y viajan cuando les da la gana.  Es por eso que tienen billete pero no asiento, lo que nunca entendimos para que sirven tantos revisores si no revisan nada!

Los chinos

Viajar en tren por China es toda una experiencia

7-Dulces sueños en Ikea

Otra de las cosas que nos sorprendió, fueron sus curiosas visitas a las tiendas de Ikea. Atónitos nos quedamos al ver como aprovechando el fresquito del aire acondicionado, familias enteras despliegan el mantel, abren los tápers y se disponen a comer, aprovechando los maravillosos salones de la conocida firma sueca.

El “Top Ten” de nuestra sorpresa en estos establecimientos, fue cuando comprobamos que ”los chinos se echan la siesta en las camas de Ikea”.

Totalmente cierto, se quitan los zapatos, se meten debajo del edredón y a descansar!!

Aunque siento deciros que los que esperáis ver esta imagen quizás hayáis llegado tarde, la cadena sueca, ha prohibido tales acciones. A lo largo del día eran cientos los chinos que hacían uso de camas y sofás para descansar.

los chinos

Ha llegado la hora de la siesta en Ikea
Foto de la Cadena Ser

8-Se duermen de pie

No es broma, los chinos tienen una facilidad innata para quedarse dormidos en los lugares más insospechados y en la postura más extraña.

Durante nuestro viaje por China, tuvimos ocasión de quedar para comer e incluso hacer couchsurfing con españoles que vivían allí, y ésta fue una de las cosas de las que hablamos.

Uno de ellos incluso, nos comentó que en las cadenas de las fábricas de calzado, se quedan dormidos mientras pasan los zapatos por las cintas. No es imposible ver a un chino echar una cabezadita mientras se abrocha los cordones de los zapatos.

Los chinos

¡Hay que descansar!

9-En la playa, luciendo modelitos

Ver a las familias chinas en la playa, es tener distracción asegurada. Es frecuente verles enfundados dentro de herméticos trajes de neopreno. También provistos de coloridos y originales flotadores, eso si, procurando que toda la familia vaya conjuntada.

Los chinos

Todos al agua, pero primero una fotito para el recuerdo!

10-Como les gusta una foto con los turistas de ojos redondos

Los chinos si algo tienen es una simpatía innata, sobre todo si se trata de pedirte una foto. Durante nuestros largos 30 días de viaje, sería imposible de adivinar la de veces que posamos para ellos o con ellos. Sobre todo Álvaro, que después de las largas sesiones de fotos, terminaba huyendo cada vez que veía acercársele alguien. En la ciudad Prohibida de Beijing, terminó incluso firmando autógrafos.

Los chinos

De pie, sentados, serios, una sonrisa, fotos y más fotos!

los chinos

Fotos, autografos, cualquier recuerdo de un occidental es bueno

11- Los abueletes más en forma del mundo

Una cosa que nos llamó poderosamente la atención es el estado físico del que disfrutan los chinos, sobre todo los ancianos, ¡¡están fantásticos!!

Practican Tai Chi, en cualquier esquina de la ciudad y a cualquier hora, es una maravilla verles practicarlo. Los jóvenes practican deporte en formación antes de empezar su jornada laboral.

Los chinos

En formación antes de empezar a trabajar

Bueno amigos, hasta aquí un resumen de las curiosidades de los simpáticos chinos. Esperamos que os hayan hecho esbozar una sonrisa y no os hayan quitado las ganas de visitar ese maravilloso país, cargado de historia, bellezas paisajísticas y buena y simpática gente.

Si alguno de vosotros tiene alguna otra experiencia que quiera contarnos, hacedlo dejando un cometario.

Hasta la próxima!!