En este post, no os hablaré de ninguna de mis aventuras viajeras como hago habitualmente. Ni tampoco penséis que me he pasado a las artes marciales, de momento sigo con el yoga. Hoy vengo a contaros la bonita historia de un joven, al que tengo el gusto de conocer personalmente y del que me apasiona oír sus aventuras.Un viaje al corazón del Kung Fu, es la historia de Marcos, un apasionado de este arte marcial y su bonita experiencia en los montes de Wudang en China.

Wudang

Tras los pasos de Marcos y el Kung Fu en Wudang

A Marcos, le apasiona viajar e inmortalizar con su cámara (su fiel amiga) todo lo que su curiosa mirada ve. Con tan solo 26 años, ha cumplido uno de sus sueños, el de compaginar dos de sus pasiones, las artes marciales y los viajes.

Se define a si mismo como una persona curiosa, inquieta y aventurera. Le grita a los cuatro vientos su pasión y el estilo de vida que ha encontrado a través de las artes marciales chinas.

Esta pasión comenzó casi siendo un adolescente, allá por el 2010. El Wushu o Kung Fu, se convirtió desde entonces en su forma de ser y de pensar. Durante estos siete años, ha cultivado incansablemente su cuerpo y su mente. Esta constancia y la ayuda de su maestro, le ha permitido llevar a cabo uno de sus sueños, viajar a China y vivir su indescriptible experiencia, como él mismo la define.

Wudang

Donde están los montes Wudang

Marcos nos sitúa geográficamente donde se encuentra su paraíso particular. Los montes de Wudang están situados al noroeste de la provincia de Hubei, China. Nos cuenta que su cumbre principal se llama “Tianzhu” (Pilar del Cielo) y destaca entre los 72 picos que la rodean. La describe como un lugar de altas montañas, veladas por nubes y brumas. Y añade que sus bosques crecen lujuriantes y las grutas, manantiales y arroyos se encuentran a cada paso.

Como preparar el viaje

Muchos viajeros acuden hasta aquí para hacer turismo y descubrir así su gran belleza. En este caso, se trata de un viaje enfocado a la práctica del Wushu, Taiji, Qi Gong. A continuación os detallo las tres motivaciones que según nuestro protagonista hay que tener claras si se quiere llevar a cabo una experiencia como la suya.

Paso a paso, lo más importante para preparar este viaje es:

-Para empezar, hay que contactar con las escuelas a la que uno quiere ir a pasar una temporada practicando este arte marcial. Insiste en hay que tener muy claro para que un viaje así, ya que se trata de una experiencia de larga duración.

Un viaje que te llevará un largo periodo de tiempo fuera de casa, lejos de tu zona de confort. En su caso, este sueño le apartó de los suyos durante treinta días.

-La mentalización, hay que tener muchas ganas y la mente abierta. China posee una cultura totalmente distinta a la nuestra en cuanto a costumbres se refiere.

-En segundo lugar, tener a alguien que pueda ayudarte a contactar con estas escuelas, ya sea algún conocido, o si el interesado es practicante, pedirle ayuda a su maestro, instructor, profesor. Apostilla que aunque se puede contactar vía mail, normalmente las escuelas tienen página web e información de gran utilidad.

Wudang

Documentación necesaria

Para viajar a Wudang, bastará con pasaporte y visado en vigor y la invitación correspondiente.

Vacunaciones

Para Wudang en Hubei, no hace falta ninguna.

El Equipaje

Nuestro equipaje, deberá incluir ropa para entrenar (calzado deportivo, pantalón y sudadera). No es necesario llevar mucho abrigo, aunque depende de la época del año; en invierno nieva en Wudang, y las lluvias son muy torrenciales. Marcos viajó en abril y nos cometa que en esta época no es necesario llevar tanta cantidad de abrigo.

Donde alojarse

En esta ocasión nuestro protagonista no se alojó en ningún monasterio. Me comenta que entrenaba en una academia de artes marciales. En ella, dormían cada uno con su habitación individual y compartían comedor y zona para la práctica.

Con gran emoción explica que los templos los visitaban cuando no estaban entrenando. Aunque tuvieron la suerte de poder realizar algún entrenamiento extra oficial en ellos. Los horarios de los que disponían para ello, era cuando todos los turistas se iban (sobre las 6 de la mañana o 7 de la noche).

Añade, que el estar en uno de esos templos tan milenarios, ya sea practicando o simplemente observando, le transmitía una gran cantidad de Qi (energía).

Wudang

A mi pregunta…

¿Cuál ha sido el momento más especial durante el viaje?, Marcos responde…

El momento más especial fue cuando planeamos ir a uno de los templos más importantes de Wudang (Zi Xiao Gong). Sobre las 6.00 de la mañana, suelen empezar algunas ceremonias y hay que estar ahí. Nuestra idea era practicar en una de las plazas centrales del templo. Cuando comenzamos a practicar cada uno por su cuenta, nos acompañaba el cantar de los pájaros, y las monjas del templo empezaron a cantar y tocar instrumentos como la Cítara o ku-cheng  y la flauta.

Lo más impresionante o mejor dicho, lo que nos hizo vibrar el cuerpo, fue el sonido del ku. Se trata de un tambor que es casi el triple de una persona en alto y ancho. Recuerdo que el sonido hacia retumbar cada rincón del templo. Esa combinación instrumentos, junto al sol naciente fue para mí el momento más especial que pude vivir durante todo el viaje.

Seguro que Marcos comparte conmigo que la pasión con la que vivas tu vida y tus viajes, solo depende de ti. Los sueños forman una parte importante de esa vida y tú el responsable de hacer que se cumplan.

Sin duda, nuestro joven protagonista sabe como hacer de sus sueños una realidad. Nos recuerda también lo importante que es la disciplina a la hora de conseguirlos.

Mi opinión personal

Marcos es un buen ejemplo para nuestros jóvenes y por eso he querido compartir su experiencia con todos vosotros.

¡¡Gracias mi niño por compartir tu experiencia y mucho éxito en el futuro, no cambies nunca!!