Mucho ha llovido desde que descubrimos que lo que más nos gustaba era viajar. Desde entonces, miles de kilómetros recorridos, decenas de países visitados, cientos de miles de fotografías y  platos no aptos para escrupulosos por ser un tanto exóticos.

platos

Brochetas de escorpiones fritos

Para los que nos consideramos viajeros y a la vez buenos de boca, no hay lugar o país al que hayamos visitado y del que no hayamos probado alguno de los platos típicos de su gastronomía. Unas veces con más convencimiento que otras, bien es cierto, porque no nos engañemos, uno no es de piedra y tiene su estómago y sus muchos escrúpulos.

Recuerdo que la primera vez que probamos un plato algo “raro” ,para nosotros claro, fue en México. Corría el año 2004 y todavía éramos bastante noveles en este arte de los viajes y nos parecía que si no probábamos según que cosas, no nos podíamos considerar VIAJEROS de pro.

platos

Estrellas de mar y otros en el mercado nocturno de Beijing

Platos no aptos para escrupulosos

Octavio que en esto de probar cosas nuevas se lleva un aprobado alto, ya había hecho sus pinitos durante su viaje a Cuba, allí comió cocodrilo, tortuga y algunas cosas más. Así que,  ya que estábamos en México debíamos de probar los famosos chapulines. En un mercado y con bastante hambre, nos rellenamos un Taco con estos bichitos y otros,  a decir verdad, estaban de muerte!, pareciera que estuviéramos comiendo camarones, ¡¡buenísimos!!.

platos

Larvas fritas

Bueno pues ya nos habíamos iniciado en el arte de ser unos intrépidos viajeros. Después de nuestra experiencia culinaria en México, nos vimos en Vietnam, metidos en una peregrinación y llegados al medio día con un hambre atroz. En aquel momento y con el menú que nos esperaba, recordé la frase que a mi abuela más le gustaba repetir y que reza así, “vale más un buen apetito que una buena vianda”. Como en ese momento el hambre era lo que más imperaba en nosotros, decidimos entrar y hacer de tripas corazón para degustar tan suculentos manjares, perro, gato y gato montés, acompañado como no, de arroz blanco.

platos

Hoy en el menú del día tenemos…perros, gatos, gatos monteses…

Álvaro que por aquel entonces tenía apenas cinco añitos, recuerdo que decía…mamá esta ternerita sabe rara, a lo que yo muy cariñosamente replicaba, claro cariño porque es vietnamita y sabe distinta… y aunque mentir es feo, en aquel momento era imposible decirle la verdad a nuestro hijo ¿os imagináis?… mira hijito, es que lo que tenemos flotando en los platos acompañado de arroz es un lindo perrito, bueno era un lindo perrito, te acuerdas los que viste en las jaulas que esperaban en el pasillo camino de la cocina?, pues esos mismos.

A decir verdad y después de haber pasado ese primer momento, os puedo asegurar que comimos estupendamente, toda la variedad de carnes antes mencionadas terminaron en nuestros platos cocinadas de manera prodigiosa, aromatizados con jengibre y con un delicioso arroz como no podía ser de otra manera.

Menos suerte tuvimos el día en que el niño se le ocurrió pedir un huevo duro en un mercado también de Vietnam y como os podéis imaginar venía con sorpresa en el interior, si amigos, el famoso huevo con pollito incluido, “el balut”. En aquel instante creí que a Álvaro le daba algo, pobre “bebé pollo” no dejaba de repetir. Ninguno de nosotros fuimos capaces de probarlo y terminamos regalándolo a una chica que nos miraba impaciente a la par que expectante, aunque ver comerse una pata de pollo guisada y empaquetada, tampoco tiene desperdicio.

platos

Tentempié para las largas horas de bus en China

Hoy por hoy ya somos unos expertos en degustaciones especiales y hasta nos hemos atrevido con los gigantescos sapos que sirven en Malaysia y que te miran desde el interior de enormes peceras antes de terminar en nuestros platos. Los grillos, las algas crudas y bueno a decir verdad seguro que alguna que otra delicatessen, que como somos de buena boca y tenemos la buena costumbre de no preguntar lo que cae en nuestros platos…os podéis imaginar!!.

platos

Sapo, sapito ¿quien es la más guapa?

Una vez más hago uso de una de las frases que más nos gusta recitar cuando nos preguntan del porque aconsejamos viajar,  dice así, Viajar nos aporta seguridad en nosotros mismos, nos enseña a olvidarnos de muchos prejuicios y a ser más tolerantes en casi todos los sentidos.

Allá donde fueres COME lo que vieres y nosotros que somos muy de refranes, nos lo aplicamos al pie de la letra. ¡BUEN PROVECHO!

platos

Sandwich de helado de vainilla, lo que no inventen los tailandeses…….