Mercado de Nuestra Señora de África y El Rastro de Santa Cruz de Tenerife.

En la agenda de visita de todas las ciudades y pueblos del mundo a los que hemos viajado hay una cosa que siempre está como máxima prioridad, el adentrarnos en sus mercados y mercadillos para conocer de cerca la esencia de cada lugar y nuestro precioso mercado no iba a ser una excepción.

En nuestra bonita ciudad, hay numerosos edificios dignos de ser contemplados, edificios modernistas, clásicos, neoclásicos, religiosos, de estilo colonial y más y más… pero hay uno que a nosotros nos gusta especialmente, es el de nuestro mercado de abastos.
El Mercado de Nuestra Señora de África, popularmente conocido entre nosotros como La Recova y que fue inaugurado el día 4 de enero de 1944.

Seguro que os preguntaréis porque se le llama Nuestra Señora de Africa verdad?…pues el mercado toma el nombre de la Virgen de África (Patrona de Ceuta) que además le fue impuesto en recuerdo de la onomástica de la esposa del General Serrador… y ahora os preguntaréis quien era este señor verdad?…el General Serrador era el jefe de la jefatura del Mando Económico de Canarias…es una larga historia que ya os contaremos en otra ocasión.

Mercado

Mercado

Mercado

Mercado
Se da la circunstancia de que el arquitecto que diseñó este mercado fue precisamente quién construyó también la Basílica de la Virgen de Candelaria.

De hecho se conserva dentro de este mercado una diminuta talla de la Virgen de África, que se encuentra a la entrada del mercado y justo enfrente hay otra imagen pequeña, pero esta es de la Virgen de Candelaria (Patrona de Canarias).

El diseño estético del mercado presenta un aire colonial neoclásico con un moderno sentido arquitectónico y urbanístico, con tres grandes patios de grandes proporciones, uno central, que se asemeja a una plaza de estilo español clásico, y dos laterales, (patio poniente y patio naciente) y una planta baja.
El arco, el patio central y la torre de estilo mudéjar constituyen los principales recursos proyectuales del conjunto, que fue concebido en función del concepto de fortaleza, puesto de moda por el estilo californiano de “misiones”.

El mercado abre todos los días de la semana incluido los domingos. Además es una bonita fuente de inspiración para los aficionados a la fotografía que venidos de todas partes disfrutan inmortalizando con sus cámaras no solo su bonita arquitectura y el ir y venir de sus numerosos turistas y lugareños, sino también la maravillosa y extensa exposición de flores y plantas que aquí venden con gran entusiasmo nuestras simpáticas floristas y que dan un color y una vida muy especial a los patios del mercado.

Mercado

Mercado

Mercado

Mercado
Los domingos este mercado cobra si cabe aún más vida, le acompaña desde hace varias décadas su inseparable amigo, “El Rastro”.

Si atendemos a las definiciones que el diccionario nos da sobre los términos “rastro” y/o “mercadillo”, creemos que al nuestro lo podríamos bautizar como “Rastromercadillo” porque es una extraña fusión entre ambas y más cosas.

Sea lo que sea lo que tengamos, no difiere mucho de los mercadillos o rastros que invaden calles y plazas en cualquier otra parte del mundo, pero a éste le tenemos un cariño especial porque éste es el nuestro y ahí está, plantado todos los domingos por la mañana, fiel a su cita junto al emblemático y colorido Mercado de Nuestra Señora de Africa, interesante punto de reunión de vendedores y clientes de todas las etnias que os podáis imaginar.

Nos encanta hacer de “domingueros” en nuestra ciudad, con sus gentes, disfrutas y captas momentos y situaciones que en el día a día, con el ir y venir, no te paras a observar.

Mercado

Mercado

Mercado