Una tarde en Tolosa

Siguiendo con nuestra ruta, Alvaro y yo salimos de Toledo dirección Madrid para recoger a Montse que llegaba de Tenerife, y desde ahí dirección Tolosa, donde íbamos a pasar un día con el gran Gildo Kaldorana ( del blog Jakarta y más) y su mujer Santi, con los que ya llevábamos un tiempo para cuadrar fechas.

Durante el trayecto pasamos de un calor insoportable que hacia en la Meseta a un fresquito y una ligera lluvia que hacia nada mas entrar en Euskadi. Sobre las cinco de la tarde llegamos a Anoeta, una pequeña aldea a unos 3 km. de Tolosa y donde se encuentra la casa de Gildo, haríamos noche con ellos. Junto a la casa pasa el río Oria y se divisan unas preciosas vistas del monte Ernio.

Decidimos hacer a pie el tramo que separa Anoeta de Tolosa, y después regresar en el tren de cercanías, el tiempo estaba tan bueno para ser el mes de agosto que apetecía disfrutar de una tarde fresquita paseando a la orilla del río Oria hasta el centro de la villa.

Visitamos la zona centro, la Plaza Nueva, el Tinglado o mercado del agricultor, el Ayuntamiento, la iglesia de Santa María, el Palacio de Aranburu, pasamos por fuera de la Plaza de Toros con su hermosa fachada en piedra, y sobre todo visitamos algunas tascas y probamos sus riquísimos Pintxos. En un apartado Alvaro se hizo una pachanguita de fútbol con varios niños lugareños. Para finalizar y antes de regresar tomamos unos vinitos y unos pintxos en el Café Frontón, un maravilloso lugar.

Tolosa es una localidad que pertenece a Guipúzcoa en Euskadi. Situada en el valle del río Oria. Se le nota un pasado industrial dedicado a las papeleras, pudiendo observar vestigios de este en la orilla del río. Ahora su mayor industria es la dedicada al sector servicios y por estar cerquita de San Sebastian (Donosti) se ha convertido en una ciudad dormitorio mas de ésta. A nosotros particularmente nos gustó, denota un lugar tranquilo y apacible en el que vivir, en el que los críos puedan jugar tranquilamente por la ciudad.