La primera vez que visité la isla, fue hace años, muchos años y fue el destino elegido para mi viaje de fin de curso. Ya os podéis imaginar el devenir del viaje. Fiesta, playa, playa, fiesta y vuelta a empezar. A decir verdad la isla no la vi, así que le debía otra visita para descubrirla y disfrutarla como se merece. Después de leer este post, de las 7 razones para enamorarte de Mallorca como yo, es inevitable.

Mallorca es la más grande del conjunto del archipiélago Balear. Tanto Palma (su capital), como el resto de la isla tiene un sinfín de cosas interesantes que hacer, un amplio abanico que incluye, deportes, sol y playa, historia y gastronomía y cultura. Lo mejor, Mallorca es una isla adaptada para todos los gustos y edades. De echo no es de extrañar la cantidad de jubilados europeos que han decidido disfrutar de ella comprándose una casa aquí para vivir gran parte del año. 

Dicho esto, vamos a empezar lo que para mi, es un lugar perfecto para escaparse en familia, solos o con amigos. 

Casco histórico y paseo marítimo. 

Siempre he dicho que me encantan las ciudades que miran al mar y Palma es una de ellas.

Paseo marítimo

En su casco histórico repleto de calles de estilo medieval, llenas de comercios y destacados monumentos históricos como su Catedral llamada La Seu con su espectacular rosetón que inunda de color su interior. Y como no, el Palacio de la Almudaina. 

Otros encantos los encontramos en sus anticuarios, librerías antiguas, galerías de arte, iglesias góticas, baños árabes y un espectacular arte callejero. Sin olvidarnos de darnos una vuelta por sus zonas comerciales donde encontrar lo imposible, aquí se vuelve una realidad. 

Arte callejero

Nada mejor que terminar el día cenando en su bello y bullicioso paseo marítimo repleto de bares y restaurantes. 

Nos vamos de museos

Su museo de Arte Contemporaneo llamado Es Baluard. Casi la mañana dedique a este espacio que a mi personalmente me encantó. 

Es Baluard

El museo de Joan Miró, es otro espacio que me dejó cautivada y un detalle en especial, su ropa de trabajo colgada, como si nunca se hubiera ido. 

Museo Joan Miró

No podemos terminar este recorrido sin mencionar la Fundació Joan March.

Senderismo por la isla

Para los que como a mi también nos gusta el senderismo, la isla ofrece varios senderos con los que descubrir el interior de Mallorca.

De entre sus numerosas rutas puedes escoger la que mejor se adapte a tu forma física pues las hay para todas las necesidades. 

De playa en playa 

Estamos en una isla, así que por playas que no quede. A mi particularmente me gustan sus calas. Rodeadas de pinos mediterráneos, aguas color turquesa y una temperatura del agua más que aceptable. 

Playas de Mallorca

Entre las que os aconsejo, destacaría Es Trenc, cala Torrent entre otras, una vez allí, coged un coche y de cala en cala. 

De faro en faro

Me encantan los faros y Mallorca tiene varios que merecen ser contemplados, si queréis conocer los más destacados, os invito a que leáis el post que les dediqué. Esta es una de mis 7 razones para enamorarte de Mallorca

Faros de Mallorca

Las tradiciones

Si hay algo que sin duda da identidad a un lugar son ellas, las tradiciones. Aquí en la isla hay varias que destacar. No he tenido la suerte de coincidir por fechas con ninguna de ellas pero los mallorquines destacan estas cinco como las más representativas. La bendición de las mascotas, las hogueras de San Juan, el lanzamiento de uvas, el baile de los cossiers y El Canto de la Sibila.  

Correfocs

Gastronomía 

No nos podemos ir de un lugar sin haber probado su gastronomía. Esta si he tenido la suerte de saborearla y entre los platos que os aconsejo probar está, la chica de Tampó, el arroç brut, el Tumbet y el Frit mallorquí.

Gastronomía mallorquina

Amigos, hasta aquí mis 7 razones para enamorarte de Mallorca, espero que las pongáis en práctica.